LInvasión musulmanaa invasión musulmana se inició desde el sur de la península ibérica hacia el año 711 con la victoria sarracena en labatalla de Guadalete. Tres años más tarde los árabes llegaron a Ávila bordeando Gredos por Guisando y remontando el río Alberche. La conquista de Ávila fue llevada a cabo por los ejércitos del gobernador Muza Inb Nusayar y su lugarteniente Tarik Abu Zara, quienes no tardaron en desmantelar la ciudad de Ávila y proseguir sus actividades belicistas hacia el norte. Bajo el dominio musulmán, Ávila paso a conocerse con el nombre de Ābila (آبلة).

No es mucha la información que se puede obtener de la presencia árabe en la provincia de Ávila. Si que parece claro sin embargo, que la ciudad fue un punto estratégico muy apreciado por ambos bandos, ya que las batallas por su posesión fueron constantes, habiendo numerosas incursiones a mano de los cristianos que nunca llegaban a perpetuarse en Ávila. Las campañas llevadas a cabo por el ejército cristiano a cargo de Alfonso I para combatir la invasión de los musulmanes, muchas veces no tenían como objetivo la ocupación permanente de las ciudades, sino destruir sus defensas, saquear sus despensas o riquezas, y apropiarse de los trabajadores y guerreros que pudieran servir a la causa cristiana llevándolos más tarde a provincias más seguras situadas al norte de Ávila.

Durante varios siglos, en la ciudad de Ávila, en la sierra de Gredos y en el resto de poblaciones céntricas de la península, se produjo un notable despoblamiento estableciéndose estos territorios como lugar de conflicto. Ya a comienzos del siglo XI, Ávila estaba prácticamente en ruinas y fue bajo el reinado de Fernando I de León cuando la ciudad comenzó a repoblarse lentamente, pasando finalmente a manos de Alfonso VI la responsabilidad de reconstruir plenamente la ciudad de Ávila. Poco a poco el territorio ocupado por los arabes fue reconquistado progresivamente hasta ser expulsados finalmente de la península a comienzos del siglo XVII.