A finales del siglo XV durante el reinado de los Reyes Isabel de Castilla y Fernando de Aragón, Ávila empezó a Santa Teresa de Jesúsprosperar notablemente, siendo más tarde a principios del siglo XVI con Carlos I y su hijo Felipe II cuando la ciudad de Ávila experimento importantes cambios culturales y sociales, siendo el escenario por el que discurrieron algunos de los personajes más ilustres de la época. Como Santa Teresa de Jesús o San Juan de la Cruz.

Fue a finales del siglo XVI cuando Ávila comenzó a padecer una importante despoblación. Una epidemia de peste, la anunciada expulsión de los arabes que todavía habitaban la provincia de Ávila, y algunos otros factores hicieron que la ciudad mermara hasta desaparecer un tercio de la población.

A principios del siglo XIX Ávila seguia sumida en su ya larga decadencia. Tras el comienzo de la Guerra Civil la ciudad pasó a ser territorio dominado por las tropas sublevadas llegando a constituirse un campo de concentración franquista.

Durante las siguientes decadas bajo el dominio de la dictadura, Ávila permaneció anclada en su bajo nivel de prosperidad, y aunque en la primera decada del siglo XX la evolución demográfica ha aumentado notablemente, Ávila sigue siendo una de las ciudades con menos indices de población del pais.