Lagunas en gredosLas lagunas de gredos son uno de los mayores atractivos que ofrece la impresionante sierra abulense en su cara norte. Lugares mágicos originados hace entre 10.000 y 15.000 años, época en la que los glaciares descendieron lentamente dejando a su paso la agreste orografía granítica que hoy conocemos.

La laguna más conocida y transitada es sin duda la laguna grande de gredos, situada a los pies del espectacular pico Almanzor esta laguna constituye un lugar de referencia en el Circo de Gredos. Relativamente cerca se encuentra el Circo de Cinco Lagunas, un paraje que nos muestra cinco lagunas alineadas consecutivamente conformando uno de los lugares más característicos de toda la sierra de gredos.
Más al oeste, ya en el límite con Cáceres encontramos otro conjunto de lagunas, cada una de ellas presidiendo la garganta por la que se deslizan sus aguas hacia el río Tormes; la laguna del Barco o de Galín Gómez, la laguna de la Nava, y la laguna de los Caballeros. Cada una con su particular encanto nos invitan a realizar las distintas rutas de senderismo que nos conducen a la contemplación de sus tranquilas aguas.
No muy lejos, pero ya en el macizo occidental de gredos está la laguna de Solana o del Duque, la laguna de mayor tamaño de toda la sierra de gredos siendo muy visitada también por su fácil acceso.

Realizar una ruta a una laguna de gredos es unas de las actividades en gredos más habituales. Las grandes lagunas de gredos son verdaderos tesoros naturales de la provincia de Ávila, escondidas entre las altas montañas representan un lugar de pureza único que merece ser visitado.

refugio en gredos

Habitada desde tiempos inmemoriales, la sierra de gredos ha ofrecido cobijo a los distintos pueblos que durante siglos han transitado entre las altas montañas de Ávila para cazar o pastorear su ganado. Una muestra de ello son los numerosos chozos que pueden observarse hoy día a lo largo y ancho de gredos, refugios que seguramente ya fuesen construidos de la misma forma y manera en épocas remotas por los pastores vetones, sirviendo hasta hace bien poco para la misma utilidad de antaño.
Lamentablemente en las últimas décadas la actividad pastoril en las montañas de gredos ha ido decreciendo hasta quedar casi extinta, sufriendo los chozos el abandono y el consecuente deterioro.
Si bien es cierto que muchos de ellos han sido reconstruidos por su utilidad como refugio para excursionistas amantes de las rutas de montaña, pocos mantienen su estructura original, perdiéndose así con el tiempo lo que ha venido siendo durante siglos la pequeña huella del hombre en las impresionantes montañas de gredos.

Tan presente hoy día en el entorno de gredos, la cabra montesa representa como ninguna otra especie la característica riqueza natural de la sierra de gredos.

Cabra Montés de gredos

Se estima que su presencia en la península se remonta a unos 15000 años, como atestiguan algunas pinturas rupestres de la cultura Magdaleniense en las que aparece representada. Después de distintas migraciones a lo largo de miles de años, las cabras montesas han ido adaptándose a cada uno de sus hábitats naturales creándose hasta cuatro subespecies distintas en la península, dos de ellas extintas. La cabra de gredos (Capra Pirenayca Victoriae) ha permanecido durante siglos en algunas serranías del sistema central, especializándose al clima y orografía de gredos, siendo actualmente una especie totalmente adaptada a esta sierra.

Cazada desde el paleolítico por el hombre, la cabra de gredos ha ido viendo mermada su población hasta una docena de ejemplares quedando a principios de siglo XX al borde de la extinción. Actualmente recuperada, se muestra como un símbolo de gredos, una atracción más para el turista amante de la naturaleza que disfruta de su admirable habilidad para correr, saltar, y escalar por las encrespadas paredes de gredos.

Parador de Gredos en ÁvilaEn la falda norte de las agrestes montañas de gredos, entre las claras aguas del río Tormes y pinares llenos de vida se erige el imponente Parador de Gredos.
El histórico edificio, inaugurado por el rey Alfonso XIII en el año 1928, conserva su estilo señorial, orgulloso de ser el primer parador de las red de Paradores nacionales de España.
El interior nos ofrece un ambiente rústico y acogedor, con cierto aire añejo que no descuida su porte distinguido y elegante.

A su alrededor, los bosques y montañas dan paso a las majestuosas cumbres de gredos que se imponen sobre cualquier paisaje observable. La cercanía del Parador a las profundas gargantas de la sierra permite realizar numerosas incursiones en gredos, rutas que si bien en el pasado fueron mayormente destinadas a la cacería de machos monteses, hoy en día ofrecen la posibilidad de adentrarnos en la naturaleza para el disfrute y la contemplación de la misma.

Cuevas del Águila en GredosA tan solo 3 kilómetros de la localidad de Ramacastañas y a 9 de Arenas de San Pedro, se encuentran unas grutas inusuales en toda la geología de Gredos. Descubiertas en 1963, las denominadas Cuevas del Águila están constituidas por calizas cristalinas firmemente plegadas. Estas cavidades de carácter kárstico originadas tras incesantes actividades geológicas, han evolucionado sobre calizas Paleozoicas del periodo Cámbrico Inferior aproximadamente hace 500 o 540 millones de años, permaneciendo en el estado actual desde hace unos 13 millones de años. Tras una fase erosiva, las persistentes filtraciones de agua subterránea dieron lugar a una gran caverna. En ese estado, la constante filtración del agua disolvió el carbonato cálcico formando finalmente las características estalagmitas y estalactitas que actualmente conforman uno de los parajes de mayor belleza de la provincia de Ávila.

Pico Almanzor en el Circo de GredosSe conoce como Circo de Gredos a la parte del Macizo Central comprendida entre El Morezón y Risco Moreno. Con forma de U abierta hacia el norte, la línea de cumbres cuenta, en su parte central, con los Tres Hermanitos, El Casquerazo, El Cuchillar de las Navajas y el propio Pico Almanzor como alturas representativas y, al mismo tiempo, como elementos de referencia obligada. Todas estas cumbres superan los dos mil metros de altitud, siendo la del Almanzor, con 2592 metros, la mayor cota y a su vez, el techo de Ávila, y de todo el Sistema Central.
En la cubeta formada por estas elevaciones, entre los restos del frente de la antigua morrena glaciar, se aloja la Laguna Grande, con desagüe hacia el Tormes por la Garganta de Gredos. Por encima de dicha laguna, originada por el deshielo y en el cauce de los torrentes que la abastecen se encuentra el Charco de la Esmeralda, una poza de aguas cristalinas y fondo verde muy frecuentada por los veraneantes como zona de baño.

La Vera y GredosA partir de la Garganta de Alardos, que constituye el límite provincial entre Ávila y Cáceres, se inicia la Vera de Plasencia, una de las comarcas naturales de perfiles más definidos y más atractivos de toda España, tan abundante en ellas, y que le ha valido toda suerte de elogios y ditirambos en todas las épocas (Antonio Ponz decía al respecto en el siglo XVIII: «La Vera de Plasencia se ha reputado siempre por uno de los territorios más deliciosos que tiene España, y algunos añaden que Europa»). Y más aún desde que el emperador Carlos la eligió para pasar la última etapa de su vida. Constituye una alargada meseta, bastante accidentada, de 50 km de longitud por unos 20 km de ancho, que forma una especie de zócalo de Gredos, de la que está separada por una falla (por lo tanto, no constituye su piedemonte, y al S otro gran escalón de casi 200 m de salto la deslinda del Valle del Tiétar, debido a un hundimiento posterior de éste. Se reparten su superficie 17 municipios, con su capitalidad práctica en Jaraíz de la Vera.

Valle del Jerte y los cerezos en florEl Valle del Jerte, «El Valle», a palo seco, como lo llaman en Plasencia y su comarca, o el «Valle del Gozo», como lo nominaban los romanos, es el más occidental de los de la vertiente meridional del Macizo Central de Gredos, al que deslinda del occidental. En realidad se trata de una fosa más que de un valle, pues ha sido la tectónica la que ha dado al Jerte su lecho y su rumbo, NE-SW, paralelo al del Tiétar en esta zona. Nacido a poniente del puerto de Tornavacas, el Jerte no tiene más afluentes de importancia, dado lo abrupto de las laderas, que la Garganta de San Martín y la Garganta del Infierno, que en sus tramos superiores se denomina Garganta de los Tres Cerros y Garganta la Serrá, y que se le une entre Jerte y Cabezuela del Valle. Ambas gargantas tienen sus cabeceras en sendos circos de recepción glaciares, situados en la vertiente occidental de la Sierra de Tormantos.


LA VERTIENTE ORIENTAL

Sierra de Candelario y Sierra de HervásLos últimos cordales elevados de la Sierra de Gredos, a poniente del puerto de Tornavacas, se conocen como Macizo Occidental y de manera más general aunque más imprecisa, por la vaguedad de su ámbito de aplicación, como Sierra de Béjar. Se trata de un viejo macizo granítico paleozoico de formas pesadas y gran altura (por encima de los 2.000 m), cuyos perfiles fueron rejuvenecidos por la acción glaciar cuaternaria. Estos últimos ramalazos del gran espinazo castellano, que al principio aún alcanzan considerables alturas (hasta 2.400 m), van disolviéndose rápidamente tanto hacia el N, donde el río Cuerpo de Hombre constituye la frontera, como hacia el W, donde ya antes de llegar al Alagón pierde toda apariencia de sierra propiamente dicha. Aún volverá a resurgir el Sistema Central alejándose de la provincia de Ávila, aunque con muchos menos bríos, en la Sierra de la Peña de Francia y en la lusitana Sierra de la Estrella.

Las altas montañas de GredosOriginariamente la expectacular sierra que divide Ávila en dos mitades, recibía la denominación de Gredos o Picos de Gredos exclusivamente la zona del circo de Gredos y sus aledanos, y que posteriormente ésta se amplió para cubrir todo el tramo de la Cordillera Central comprendido entre el Alberche y el Alagón, pasando inclusive a extenderse la designación de Gredos a tramos de la sierra enclavados en provincias colindantes con Ávila. Por ello, para evitar confusiones, en ciertos estudios geográficos se ha dado el nombre de Alto Gredos a la zona de las más altas cumbres de la cordillera, es decir, al tramo del Macizo Central limitado por La Mira, al E, y la Sierra Llana, al W, y a sus estribaciones más importantes. Y a este convenio nos atendremos en las líneas que siguen.

Sierra de BohoyoSe denomina Sierra Llana o de Gobines al tramo de Gredos que sirve de divisoria principal situado a poniente de El Belesar (sobre el circo de Cinco Lagunas), y se denomina así porque esta alta línea de cumbres, de una altura media de 2.200 metros, presenta una forma aplanada durante casi todo su recorrido. No obstante, los contrafuertes septentrionales de Sierra Llana están poblados de riscos característicos, entre los que descuella por su original forma el de la Campana, y que desde el punto de vista de la escalada nada tienen que envidiar a los archiclásicos Galayos y Hermanitos de Gredos.
Desde El Belesar a los Campanarios, zona que corresponde a las Gargantas de Navamediana y Bohoyo, tiene dirección E-W y desde la última cumbre citada gira en dirección NE-SW, en la zona correspondiente a la Sierra del Barco.

Los Galayos y la MiraIndudablemente el punto de más atractivo para el montañero aficionado a Gredos y particularmente al macizo central lo constituyen, aunque por motivos diferentes, La Mira, gran cumbre que domina todo el paisaje arenense, y las espectaculares agujas graníticas del Galayar, que polarizan el interés de los escaladores que acuden a Gredos a realizar sus actividades deportivas (para muchos de ellos Gredos se resume en los Galayos, los Hermanitos y alguna que otra pared más). Se encuentran ambos en la parte más alta del valle del río Pelayo, o Garganta de Guisando, que cierra, al N, la gran mole de La Mira (2.343 m), en la divisoria principal. Esta lanza dos contrafuertes en dirección NW-SE. El oriental, o Cuerda de los Galayos, lo separa del valle de Ríocuevas y se inicia en el Galayar para descender rápidamente por las Berroqueras (1.649 m), la Cabeza del Covacho (1.566 m) y la Cuba (1.282 m). El occidental, o Cuerda del Amealito, sirve en su primer tramo como divisoria con la Garganta Lóbrega, y en el Cabezo del Cervunal lanza un ramal hacia el SE que culmina en Cabeza Arbillas (1.595 m) y se prolonga por la Cuerda de la Sillita, que lo separa de la Garganta de Arbillas. De la cumbre de La Mira se desprende otro pequeño, aunque muy abrupto, contrafuerte que culmina en los riscos del Chocarrón y del Enebro, de apariencia y origen análogos a los del Galayar. Entre dicho contrafuerte y los Galayos queda comprendido el estrecho y salvaje rincón llamado la Apretura.

Barranco de las Cinco VillasLa comarca que en la Edad Media llamaban las Herrerías de Ávila (por las numerosas minas de hierro que se explotaban en las faldas de la Sierra de Gredos, cerca de Arenas) y que hoy se conoce como Valle del Barranco o Barranco de las Cinco Villas, es una de las que más honda e inolvidable impresión han causado desde siempre a los que la han visitado. Y ello tanto cuando, procedentes de Ávila por el valle del Alberche, de suaves y onduladas formas, se asoma uno a ese increíble mirador que es el puerto del Pico (1.395 m) y se nos aparece de golpe y porrazo en su conjunto y con toda su grandiosidad como cuando se recorre tranquilamente pueblo a pueblo por las numerosas carreteras que la atraviesan y se contempla desde multitud de ángulos diferentes. Cuántas veces han sido trasladados sus sugestivos rincones a los lienzos de ese gran pintor de los paisajes y las costumbres de Gredos que fue Martínez Vázquez.


Provincia de Ávila. Paraiso natural para el turismo ornitológico

birding en ÁvilaLa provincia de Ávila es un lugar privilegiado para la observación de Aves. Desde las extensas llanuras del interior a las altas cumbres de la Sierra de Gredos, en la provincia de Ávila existe una variada fauna aviar.

Entre las principales especies caben destacar:
Cigüeña blanca
Cigüeña negra
Milano real
Águila imperial ibérica
Avutarda

En la provincia de Ávila existe una gran cantidad de ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves) que hacen que la provincia de Ávila sea un paraíso para los aficionados en la observación de las aves.

animales en gredosLa elevada altitud y la mayor continentalidad del clima en los pisos superiores de la Sierra de Gredos favorecen los fenómenos de aislamiento poblacional y la presencia de especies montanas originarias de zonas más frías. Otro factor importante en su configuración faunística es la diferencia tan acusada entre las vertientes de la sierra y la existencia de un gradiante térmico y climático norte-sur en Gredos. Todo ello propicia la presencia de numerosos endemismos.

La importancia faunística de la Sierra de Gredos queda patente con sólo mencionar las más de 230 especies de vertebrados identificadas en este área de Ávila, entre las que se encuentran numerosos endemismos peninsulares a nivel específico y cuatro endemismos subespecíficos locales. El área de distribución de estos últimos se sitúa en la zona de cumbres, con altitudes superiores a los 1.900 m: dos anfibios representados por la salamandra del Almanzor (Salamandra salamandra almanzoris) y el sapo de Gredos (Bufo bufo gredosicola) y dos mamíferos, el topillo nival (Chionomys nivalis abulensis) y la cabra montés (Capra pyrenaica victoriae).

LFlora en Gredosa flora de Gredos está formada por un conjunto de más de 1.500 especies organizadas por pisos de vegetación, que llegan a colonizar hasta los pisos más elevados de la sierra. Es en las zonas altas donde crecen la mayoría de los 14 endemismos de Gredos. Los más populares son la boca de dragón de Gredos y la manzanilla de Gredos. La cubierta vegetal es el resultado de una serie de factores ambientales (luz, temperatura, humedad, tipo de suelo, radiación UV, etc.) y de la intervención humana en la provincia de Ávila a lo largo de los siglos. En Gredos, la vegetación define dos tipos de paisaje:

En la cara norte del Parque el matorral es predominante, ya sea el piornal de Cytisus purgans en las cumbres o laderas altas, o la mezcla de leguminosas, a veces con labiadas, brezos o jaras. La vertiente septentrional se encuentra en la actualidad casi desarbolada, con la excepción de los pinares de silvestre de Navarredonda de Gredos y Hoyos del Espino y de las masas más o menos extensas de rebollo en el valle del Tormes y en la parte oriental. La encina se presenta predominantemente en estrato arbustivo, con algunas formaciones adehesadas muy escasas. El mosaico de la vegetación se completa con la existencia de praderías naturales, pastos de siega, frutales y cultivos en los alrededores de los pueblos de Ávila.
En la zona sur de la sierra de Gredos, en cambio, abundan los pinares de resinero, alternándose con cultivos en terrazas y bancales de olivos, viñas, cerezos e higueras, o pequeñas masas de castaños en las laderas que cobijan a los núcleos de población. La zona llana de Gredos se dedica a cultivos o pastos extensivos y abiertas dehesas de encina, alcornoque o rebollo. Aparecen aquí jarales y brezales ocupando grandes extensiones. Hacia el suroeste de Ávila, en terrenos de Candeleda, las formaciones claras de rebollo y enebro sobre pedregales erosionados y laderas pronunciadas parecen hablar de una degradación de las grandes matas de bosque marcescente como resultado del pastoreo de cabrío y de la corta excesiva para leña, entre otras posibles causas.

Desde tiempos remotos, el hombre viene siendo un factor decisivo en el diseño del paisaje de Gredos. Las culturas célticas, ganaderos por excelencia, transformaron los bosques en pastos, y la colonización romana en Ávila favoreció los cultivos mediterráneos (viñas, olivos, higueras) y las plantaciones de castaños. Todos ellos dejaron vestigios en la sierra de Gredos.

refugio del rey en gredosEn plena Edad Media, la trashumancia, una de las actividades rurales que desde tiempos remotos ha recorrido las tierras de Ávila, ha terminado modificando intensamente la montaña, creandose así extensos agostaderos para el ganado que llega por las cañadas, los cordeles y las veredas. Nos quedan algunos «puentes-contadero», grandes corrales o los curiosos «chozos de pastor» tan típicos en Gredos que servian de alojamiento temporal en las frías noches en la sierra.

En un ambiente tradicionalmente ganadero con pequeños cultivos en los valles o en los bancales de la vertiente meridional, en la sierra de Gredos irrumpe no hace muchos años el sector forestal: explotaciones madereras en Hoyos del Espino y en Navarredonda, y extracción de resina en la ladera sur. El turismo rural en Ávila y el consumo de «segunda casa» que se inicia hace unas décadas da otra vuelta de tuerca en la transformación del paisaje serrano de Ávila, afectando a la cultura tradicional en general y a la arquitectura popular en particular, en cada rincón de Gredos.

rutas en la sierra de gredosSobre el «espinazo de Castilla» como denominó Miguel de Unamuno a la Cordillera Central, el Parque Regional de la Sierra de Gredos situado en el extremo sur de la provincia de Ávila, nos ofrece unos paisajes naturales de máxima calidad.

El corazón del Parque lo constituye el Circo de Gredos, en cuyo fondo se ubica la Laguna Grande, rodeada de un entorno en el que los cuchillares, galayos, riscos, gargantas y cubetas marcan los contrastes de un relieve accidentado, coronado por el pico de Almanzor y drenado por el río Tiétar, el río Alberche y el río Tormes.

En el centro de la Península Ibérica, actuando de divisoria entre las cuencas del río Duero y del Tajo, se levanta la Cordillera Central, que alcanza en la Sierra de Gredos su mayor relevancia. El tramo más ancho tiene 40 km en dirección Norte-Sur, y su longitud supera los 140 km en dirección Este-Oeste. Aquí se localizan las mayores altitudes, destacando el pico «Almanzor».

Parque regional de gredos en Ávila La Sierra de Gredos constituye el núcleo principal de la Cordillera Central, conformada por un inmenso batolito granítico que se eleva sobre la Meseta castellano leonesa,  alcanzando alturas superiores a los 2.500 m.

Los períodos fríos del Cuaternario configuraron lagunas, circos, gargantas y morrenas que en conjunto constituyen el modelado glaciar mejor conservado del sur de Europa.

La vegetación en Gredos se distribuye según la altitud, y va desde los pastizales alpinos y piornales de sus cumbres a los rebollares y encinares de sus áreas más bajas.

La flora y fauna en Gredos es rica en especies endémicas y relictas, como consecuencia del aislamiento poblacional de la Sierra.

 

Casas del Parque Regional de Gredos

El Parque Regional de Gredos situado en la provincia de Ávila, cuenta con dos centros de interpretación: uno en Hoyos del Espino, en la carretera que nos conduce a la Plataforma de Gredos, y otro en la cara sur del macizo, en Guisando.

Áreas Recreativas en Gredos

Para el disfrute de todas las actividades que nos proporciona el medio rural, existen zonas de descanso, campings, casa rurales, y otros tipos de alojamientos convenientemente acondicionados para toda la familia en distintos puntos del Parque regional de gredos.

Rutas por la Sierra de Gredos

A parte de los caminos tradicionales que podemos encontrar en Ávila y las rutas de montaña, se están señalizando 20 senderos de pequeño recorrido (PR) que nos llevarán hasta los diferentes puntos de interés repartidos por toda la geografía del Parque Regional de Gredos. También, un buen tramo del GR-10 cruza el espacio protegido. Es especialmente importante pertrecharse bien con el calzado y ropa adecuada antes de iniciar una ruta por la sierra de Gredos, así como informarse de la previsión meteorológica.

gredos con nieveLa Sierra de Gredos, ubicada en el centro de la meseta y que culmina en el pico Almanzor, es un excepcional paisaje de alta montaña, formado por un sistema de bloques fundamentalmente graníticos, fracturados y esculpidos por los glaciares cuaternarios que tienen el carácter más alpino de toda la Cordillera Central. Las vistas de Gredos desde la parte baja o las panóramicas desde las cumbres son impresionantes.

Destacan las cumbres graníticas cubiertas de nieve una buena parte del año, contrastando con la vegetación de zonas más bajas en las que se mezclan los pinares siempre verdes, con las formaciones marcescentes y caducifolias más ricas en cambios de color y tonalidad. Los piornales en la Sierra de Gredos presentan un llamativo aspecto en la época de floración. Lagunas glaciares, arroyos, gargantas, ríos y torrenteras enriquecen el paisaje con el aporte de un elemento valorado: el agua, que aún mantiene en gran medida un grado extraordinario de pureza. En el Parque Regional de Gredos encontramos interesantes agropaisajes ligados al medio rural y al aprovechamiento ganadero en la cara norte, con prados de siega, ameales, abrevaderos, cerramientos de mampostería de piedra en seco, tenadas y refugios con cubiertas de piorno serrano. En la cara sur de la provincia de Ávila predomina el paisaje forestal y el agrícola, llamando la atención el generado por las explotaciones en bancales.